Teléfono: 913507522 / Fax: 913452235 info@clinicalcocer.es
d

HÁBITOS ORALES

Los hábitos orales pueden llegar a modificar la posición de los dientes, la relación de las arcadas dentarias entre si e interferir en el crecimiento normal y en la función.

Podemos clasificarlos básicamente de la siguiente manera:

Hábitos vitales (acciones reflejas no condicionadas):

  • Succión (normal desde el nacimiento hasta los 3-4 años)
  • Respiración
  • Deglución
  • Hábitos adquiridos (acciones reflejas condicionadas)
  • Masticación
  • Mímica
  • Fonación

Hábitos parafuncionales (patrón de función muscular alterado):

  • Succión digital (pulgar y/u otros)
  • Succión del labio inferior
  • Deglución disfuncional
  • Bruxismo
  • Onicofagia
  • Respiración bucal

 

 

1.HÁBITOS DE SUCCIÓN. 

El niño puede tener una fijación  o una regresión a la etapa oral, mediante la cual busca refugio o consuelo cuando tiene estrés o alguna necesidad emocional. El uso prolongado y descontrolado ejercita de forma inadecuada, la musculatura peribucal y la lengua, que alteran el desarrollo de los maxilares y la erupción de los dientes.  La succión aparece y se mantiene hasta la aparición de los dientes y la masticación, y si persiste más allá del cuarto año de vida, se considera hábito.

  • Succión digital.

El hábito de succión más frecuente es el de succión digital. Su aparición generalmente coincide con algún hecho capaz de provocar una alteración emocional del niño (nacimiento de un hermano, problemas familiares, comienzo de escolaridad, etc.) que luego persiste como hábito. Otras veces no hay causa aparente.

En el neonato se relaciona con demandas como el hambre, en algunos niños se usa durante la erupción difícil, aún mas tarde la pueden usar para la liberación de tensiones emocionales que no pueden superar. La succión digital produce una actividad aumentada en los músculos periorales.

En la succión el pulgar es presionado hacia arriba y contra la parte anterior del paladar provocando así que los dientes superiores salgan hacia afuera, provocando mordida abierta. Una vez establecida, la lengua tiende a adelantarse durante la deglución, provocando su alteración.

El hábito de succión digital prolongado es capaz de producir deformación en los dedos que al prevalecer por mucho tiempo este solo podrá ser corregido quirúrgicamente.

d

 

 

 

 

  • Succión labial.

Es más frecuente que aparezca la succión del labio inferior, que da lugar a una alteración en la posición de los dientes superiores e incluso de los inferiores.

a

 

 

 

 

 

 

 

 

 

2.HÁBITO DE DEGLUCIÓN.

 

La mordida abierta promueve que la lengua sea colocada hacia  adelante al momento de deglutir generando una deglución atípica.

La deglución atípica se puede presentar sola o asociada con otros hábitos orales que contribuyeron, a entrenar inadecuadamente los músculos linguales, los cuales pueden afectar la erupción de los dientes produciendo mordida abierta anterior.

as q

 

 

 

3.HÁBITOS MASTICATORIOS. 

 

 

El bruxismo es una actividad parafuncional que consiste en el apretamiento y frotamiento excesivo de los dientes entre sí que conlleva al desgaste de una o más piezas dentarias. El bruxismo puede relacionarse con el dolor muscular tanto en la zona de la cabeza, cuello, hombros y espalda como con la disfunción temporomandibular. Estas actividades pueden dividirse a su vez en:

Diurna: Son aquellas que realiza el paciente pero en forma subconsciente y que pueden considerarse hábitos, como el apretamiento, morder lápices, uñas, lengua y actividades relacionadas con el trabajo.

Nocturna: Se dan durante las horas de sueño en forma inconsciente y puede tener periodos de apretamiento y contracción rítmica.

Algunas preguntas que nos debemos hacer para saber si padecemos bruxismo son:

¿Frota los dientes durante el sueño? ¿Alguien lo ha escuchado frotar los dientes durante el sueño? ¿Suele despertar con dolor o fatiga en la mandíbula? ¿Suele despertar con dolor de dientes o encías? ¿Se ha sorprendido frotando los dientes durante el día?

Wainwright2c-oliver-2

 

 

  • Onicofagia

La onicofagia es el hábito compulsivo de morderse las uñas, es un fenómeno bastante frecuente, puesto que la proporción de escolares que se mordisquen las uñas oscila entre un 10 y 30 por ciento. La onicofagia alcanza su cumbre entre los 11 y 13 años y no guarda relación con el nivel mental que posea la persona.

Cuando el niño se mordisque constantemente las uñas se presentan lesiones y desgastes en el relieve de los incisivos y en el esmalte. Este hábito se considera tiene como origen la ansiedad y crea alteraciones dentarias.

descarga

 

LA RESPIRACIÓN BUCAL. 

Se la define como la incapacidad de poder respirar por vía nasal por enfermedades y complicaciones en las vías respiratorias o por hábito.

La obstrucción de las vías respiratorias altas por infecciones recurrentes, rinitis alérgica o por otras causas, contribuye a que el niño pierda el normal reflejo respiratorio nasal y adquiera un hábito de respiración mixta oronasal, o totalmente oral. Entre las alteraciones estructurales para la respiración bucal está el adenoides.

¿Cuáles son las características de la insuficiencia  respiratoria nasal?

  • Alteraciones de la cara. Son normalmente pacientes con “facies adenoidea”, que se caracteriza por ser una cara alargada, con ojeras y los labios no son capaces de efectuar el cierre labial adecuado, provocando la contracción del musculo del mentón al intentar cerrarlos.

 

  • En la nariz es muy frecuente el desvío del septo nasal, la hipertrofia y alteraciones de los cornetes. Es también frecuente la estrechez de las fosas nasales.
  • Alteraciones de la boca. El signo más característico es la presencia de una gingivitis crónica (inflamación de las encías) en la zona delantera de los dientes. Puede ocasionar ronquidos y agitación durante el sueño.

 z

images

 

Author Info

Dr. Iván Cerezo

Dr. Iván Cerezo